La última cena





Javier Ximens  escribió este microrrelato para la primera jornada de la convocatoria “La primavera de microrrelatos indignados 2013”.
El micro transmite tristeza, angustia y desesperación. Es un micro impactante que nos revuelve las tripas y nos deja con un sabor amargo pegado a nuestra conciencia.

El microrrelato lleva por título:



La última cena


Lee la etiqueta del producto matarratas en la sección de droguería. Lo deposita en el carro. Limpia con la bocamanga las boceras de la niña sentada dentro. Deja en la papelera el envoltorio vacío de un donut. Coge dos puñados de arroz de un paquete roto. Se lo guarda en el bolsillo. En la carnicería toma una bandeja. La cajera le dice que es para perros. Ella contesta que es para su cachorro. Paga con el solitario billete de cinco euros varias veces plegado. 
La niña pregunta: «¿Mamá, esta noche cenamos?». 
La madre asiente. «¡Bien, chicha! », grita la cría.



9 comentarios:

  1. Muchas gracias, Nerim, por la lectura y por la indignación.

    ResponderEliminar
  2. Si, precioso y triste. Otro impacto del gran Ximens.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20:44

    Impactante Ximens. Te deja un regusto amargo. Pero había que decirlo.. Enhorabuena, Javier. Gloria Arcos

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Ximens, es mas real q la vida misma. Amargura, desolación, etc. Etc......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia surge en nuestro barrio, una joven madre cogía puñados de arroz de los paquetes rotos de Alcampo. Otra mujer compraba carne para perros pero se veía que era para su consumo.

      Eliminar
  5. Me has dejado hecho polvo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué genialidad de relato! Me ha dejado con el corazón encogido. ¡Felicidades Ximens!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por vuestros comentarios, lo lamentable es tener que vivir y escribir sobre esto en la España de 2016

    ResponderEliminar
  8. Y tan impactante...
    No lo había leido, gracias Nerim por ponerle voz a este relato y darnoslo a conocer.
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar

Un comentario amable y positivo puede cambiar un día gris de invierno en un soleado día de primavera